Los 73 nombres que esconden el azúcar en la etiqueta de los productos procesados

Fuente: Pexels

De verdad que algunas veces me siento Marge Simpson en ese capítulo en el que lucha por erradicar el azúcar de Springfield. En esos momentos me siento extrema, activista y radical, yo que en realidad soy bastante moderada. Pero es que empiezas a leer números y se te salen los ojos de las órbitas como a Rasca y Pica, ya que nos hemos metido en el mundo de Los Simpsons. Insisto, de verdad: no somos conscientes de CUÁNTA azúcar consumimos. Entre otras cosas porque muchas veces no sabemos ni dónde está. Y no porque no la busquemos, cuando ya nos ponemos a controlar el tema. Es que, aún así, nos la esconden. Hoy os traigo un buen puñado de nombres bajo los que los fabricantes, que son más listos que los ratones coloraos, ocultan eso que suena tan impopular y conviene maquillar. El azúcar. Continue reading →

Yo quería dar el pecho

Fuente: Pixabay

Yo quería dar el pecho. Eso lo sabía, mucho antes de que nacieras, antes incluso de quedarme embarazada, cuando me imaginaba a mí misma siendo madre en un futuro. Sabía que era algo bonito, algo beneficioso. Sabía que quería conseguirlo y que quería que funcionase. Sabía que podía ser difícil. Y sabía que no sabía nada de lactancia así que, cuando me quedé embarazada, empecé a leer. A informarme. A prepararme. Continue reading →

¿Cómo saber si un producto es saludable para nuestros hijos?

Fuente: Pixabay

Está claro que la alimentación ha cambiado mucho en las últimas décadas. Todo se ha industrializado y las tácticas que utiliza esa industria alimentaria para vendernos sus productos son cada vez menos éticas y más agresivas. Continuamente nos presentan de forma atractiva productos poco recomendables intentando convencernos de que, en realidad, son beneficiosos para nuestra salud y, más sangrante aún, para la de nuestros hijos. Y si nada lo impide, nosotros nos lo creemos.

Me queda el consuelo de que vamos por el buen camino viendo que cada vez más campañas alertan sobre este tipo de productos insanos. Desde la genial labor que están haciendo conocidos nutricionistas en redes sociales, como Julio Basulto, Juan Revenga o Carlos Casabona, hasta páginas como sinazúcar.org, pasando por espacios de todo tipo, como éste. Pero cada día compruebo que falta todavía mucha, mucha conciencia social sobre lo que es y no es saludable.

Y puede ocurrirnos que queramos cuidar lo que comen nuestros hijos pero, al llegar al supermercado, nos asalten las dudas.¿Cómo podemos saber si un producto es saludable para ellos? ¿Cómo elegir, por lo menos, el “menos malo”? Vamos a verlo. Continue reading →

¿Te duele la espalda dando el pecho? 6 consejos para evitarlo

Fuente: Pexels

La maternidad y los dolores de espalda van de la mano en muchas ocasiones. El embarazo, el parto, el postparto, la lactancia… son situaciones físicamente exigentes. Eso le decía siempre a las embarazadas y mamás que venían a mi consulta. Desde la teoría. Después comprobé la práctica. Sabiendo de primera mano lo que puede sobrecargarnos este período vital, te dejo algunos consejos para evitar que esa sobrecarga se acabe convirtiendo en dolor de espalda: Continue reading →

Cómo (y por qué) hemos cambiado la alimentación en casa desde que nació nuestra hija

Fuente: Pixabay

Nosotros no comíamos mal: a mí siempre me ha gustado cocinar, comíamos casi siempre en casa, no solíamos pedir comida rápida… nuestra percepción, si alguien nos hubiera preguntado hace cuatro años, es que comíamos razonablemente bien. Sin embargo, en el momento en que nació nuestra hija empezamos a planteárnoslo todo, como en todos los demás aspectos de nuestras vidas. Tener un ser indefenso y “recién estrenado” en tus manos es una responsabilidad inmensa que te hace ser muy consciente de todo lo que haces y de cómo lo haces. Para nuestros hijos queremos lo mejor, todo eso que para nosotros siempre pensamos vagamente con un “tengo que…” que nunca hacemos.

Con toda la información que reuní, desde el primer momento descarté todos los “productos alimenticios para bebés”: potitos, mi primer lo que fuera, cereales de bebé (sobre esto tengo pendiente un post de los de crujir los nudillos antes de teclear)… No quería darle productos. Quería darle comida. Por eso me animé con el BLW, que repetiría sin dudarlo. Ahora bien, eso significaba que la niña comería lo que comiéramos nosotros, lo que nos llevó a preguntarnos DE VERDAD cómo comíamos nosotros. Continue reading →