Entrevista Alba Padró: Hemos “medicalizado” la lactancia

Entrevista a Alba Padró

Fuente: Alba Padró

Alba Padró no sólo es madre de dos hijas y una persona encantadora siempre dispuesta a ayudar. También es asesora de lactancia y consultora IBCLC (Consultora Internacional de Lactancia). Llegó a ALBA lactancia hace más de diecisiete años y lleva trece años detrás del teléfono de urgencias de Alba Lactancia Materna. Por si fuera poco, es co-fundadora de LactApp. Aprovechando su inagotable generosidad, hoy comparto esta entrevista, esperando ayudar a muchas madres a seguir despejando incógnitas sobre esta etapa única que es la lactancia.

1. ¿En qué momento decidiste dar el paso y formarte como asesora? ¿Ha sido un camino fácil? ¿Qué sientes a día de hoy al saberte una referencia en lactancia materna?

Llevaba dos años como madre en un grupo de apoyo cuando me surgió la pregunta: ¿Qué tengo que hacer para ser asesora? Tenía ganas de hacer algo más en el grupo, de ser como Eulàlia Torras e Inma Marcos que tanto me habían ayudado.  Tenía ganas de devolver todo lo que se me había dado en el grupo de apoyo, quería ayudar, quería hacer algo más en ALBA, me sentía muy cómoda en los grupos y estar solo como madre me parecía muy poco.

El tema de ser un referente me da mucha vergüenza, yo aprendo cada día, de hecho creo que cada día sé menos y siempre hay dudas que me dejan descolocada o que me hacen revisar la evidencia en busca de respuestas para las madres… Soy una aprendiz más y soy muy feliz viendo las madres conseguir sus metas.

2. Como madre, ¿encontraste algún obstáculo en la lactancia de tus hijos? ¿Tenías la información para solucionarlo?

Yo no tenía la más mínima formación en lactancia, nada de nada. Sabía que el pecho se daba a demanda (por eso lo daba cada 3h  :-P) pero nada más. De hecho mi único y gran problema fue la crisis de los 17 días en la que estuve casi por dejar la lactancia exclusiva y empezar con la lactancia mixta. Nunca he tenido dolor, ni nada de nada… no sé lo que es. Soy una asesora un poco rara porque lo habitual es que una madre que va al grupo y se queda en el grupo  como asesora es porque ha tenido muchos problemas. No es mi caso, he tenido dos lactancias de 10.  He tenido mucha suerte, aunque estoy segura que debe  ser  el caso de muchas madres, que no saben lo que es un grupo de apoyo, que no han necesitado ayuda para nada y que han tenido lactancias felices.

3. Esto de la lactancia prolongada parece una novedad, pero es algo de toda la vida. ¿Va encajando en la sociedad o aún ves que no se tolera tanto como debería? Dar el pecho más allá de los dos años a veces parece un tema tabú, ¿crees que debido al juicio social hay una cierta vergüenza a mostrarse cuando se ha tomado este camino?

Es un tema complicado. Es cierto que la cultura y la sociedad en la que vivimos condiciona la duración y la vivencia de la lactancia.  La cultura del biberón ha borrado la cultura del amamantamiento en menos de 100 años. Es brutal, hemos perdido referentes y la capacidad de transmitir conocimientos. Las mujeres estamos sometidas a la presión social de estar divinas: axilas bonitas, pelo bonito, piernas bonitas, talones bonitos… el cuerpo es un escaparate que tiene que ser perfecto y si no lo es lo debes esconder. El cuerpo de la mujer además está totalmente sexualizado, sirve para vender, pero no sirve para parir y no sirve para lactar (o eso nos quieren hacer creer)

Una madre que da el pecho a un niño más allá de los dos años está harta de responder ataques, de dar respuesta a todas las burradas que le han soltado… Pero llega un momento que muchas se cansan, se hartan de dar explicaciones  y de justificar porque siguen con la lactancia. Así que llega el momento de restricción, de evitar determinados espacios para no tener que luchar. No podemos pedir a las mujeres que hagan bandera de la lactancia más allá de los dos años porque también las estamos presionando a algo que igual no quieren hacer. Cada una debe hacer lo que le apetezca: combatir o vivir en paz… las dos opciones son más que aceptables.

4. Hablando de prejuicios y opiniones populares, mucha gente es escéptica respecto a la lactancia en tándem. ¿Qué debe tener en cuenta la madre para que no resulte un desgaste excesivo? ¿Supone algún tipo de perjuicio para el recién nacido y el hermano mayor que continúa lactando? ¿Se puede dar el pecho a demanda en tándem o hay que controlar de algún modo las tomas del mayor?   

En general todos los procesos de lactancia son más simples de lo que pensamos, nos hacemos mucho lío y sufrimos mucho por planificar todo cuando la realidad es que el cuerpo se ocupa de todo y no hay porque preocuparse de casi nada si el embarazo va bien.

En el caso de la lactancia en el embarazo la producción de leche disminuye hasta casi desaparecer, por lo que no hay leche. Si no hay leche la madre no “gasta” nada y esto no afecta a ninguno de los tres: ni a la madre, ni hermano mayor ni al futuro bebé.

El principal desgaste de una madre con o sin tándem es que debe multiplicar su amor a sus hijos y esto requiere ayuda externa. Necesita que cuiden de ella para que ella pueda cuidar de sus hijos. Por supuesto que la pareja puede cuidar de los hijos y de hecho debería hacerlo pero dar el pecho solo lo puede hacer ella, y amamantar durante los primeros meses requiere casi todas las horas del día.

Cuando nace el pequeño hay que esperar a ver qué siente la madre: quiere dar el pecho a los dos a la vez, prefiere de uno en uno… Pero en general si quiere dar el pecho no hay que tomar precauciones especiales, hay leche para los dos.  No es necesario limpiar el pecho, ni controlar las tomas del mayor…. porque el mayor al mamar con efectividad de ocupa de la producción de leche y la mantiene a tope. ¡Vaya que hay leche para dos y hasta para tres!

5. Cuando el destete es deseado y dirigido, ¿de qué forma recomendarías hacerlo? ¿Tiene consecuencias negativas un destete brusco, para mamá o peque? ¿Qué consejos darías a las madres que se plantean un destete nocturno porque no logran descansar por las noches?   

El destete es más que un cambio en la alimentación del bebé, es un cambio en la relación de mamá y bebé. La madre y el bebé van a tener que buscar nuevas maneras de comunicarse.

Las madres pueden dirigir el destete y siempre que sea posible buscando la manera más respetuosa para el bebé:  no ofrecer no negar, por distracción, por evitación… e ir viendo como lo accepta el niño a la vez que podamos tener tiempo de gestionar la producción de leche. En las pelis los finales tristes no nos gustan, pues siempre que podamos acabemos bien la lactancia, con una sonrisa.

Respecto al destete nocturno los bebés maman durante mucho tiempo durante la noche, hay quién dice que a partir de los 7 meses pueden dormir hasta 11 horas del tirón, aunque la realidad es que se siguen despertando durante mucho tiempo. Por ello es importante encontrar maneras para que la lactancia nocturna sea lo más agradable posible para la mamá. Si a partir del año ni con estas medidas la lactancia nocturna funciona se puede intentar un destete nocturno, de manera que el bebé sigue mamando durante el día y por la noche la pareja la atiende al bebé.  Es duro, pero con ayuda y mucho amor se puede conseguir.

6. Una de las causas que fuerza más destetes no deseados es la vuelta a la jornada laboral tras una baja de maternidad insuficiente. Muchas mujeres sienten que trabajo y lactancia no son compatibles. ¿Hasta qué punto es eso cierto? ¿Se puede “salvar” la lactancia?

Es compatible en la mayoría de los casos, lo que sí requiere es un esfuerzo considerable. La baja de maternidad es escasa y la conciliación laboral para muchas madres una quimera. No es nada fácil mantener la lactancia pero el principal problema es que la mayoría de madres creen que no se puede mantener la lactancia y volver al trabajo. Cuando consiguen hacer un plan personalizado que se ajuste a sus necesidades la mayoría pueden mantener de alguna manera la lactancia.

Cuando la madre conoce sus posibilidades y se le dan herramientas es cuando puede decidir si quiere o no seguir, porque muchas veces no se plantean que una lactancia parcial ( amamantar solo cuando estás con el bebé) es posible.

7. Desde tu experiencia, ¿se producen muchos destetes no deseados por problemas que tienen solución? ¿Crees que las mujeres tienen el suficiente apoyo como para poder superar las dificultades comunes que pueden surgir y continuar adelante sin que su lactancia se resienta? ¿Cuáles dirías que son los problemas más “destructores de lactancias”?

La salud de la mujer en general suelen ser la gran olvidada y si nos centramos en los problemas de la lactancia aún más. El típico: aguanta tienes que hacer callo, o la lactancia es lo que tiene se debe curtir el pezón… la ayuda a las madres lactantes con dificultades suele ser muy limitada y esto provoca que muchas lactancias se queden el camino.  La lactancia es un proceso biológico y fisiológico pero requiere de ayuda,  de conocimientos y hemos “medicalizado” la lactancia, pensamos que es  un tema en el que  los sanitarios nos van a poder ayudar y por desgracia los planes de formación en tema de lactancia para sanitarios son escasos y muy superficiales.  Así pues las mujeres que tienen problemas no encuentran la ayuda de las mujeres de su familia ni la ayuda de los profesionales y esto repercute en los destetes tempranos.

8. En tu camino como asesora, ¿qué es lo peor que te has encontrado?      

Pues ver morir a una de las madres de mi grupo. Ver como nadie había sido capaz de diagnosticar un cáncer de mama y atribuir el bulto que tenía en el pecho a “algo de lactancia”. Cuando nada tenía solución de despidió de mi: gracias por ayudarme a saber que me moría, si no lo hubieras visto no me hubiera ni podido despedir de mi familia.

9. ¿Y lo que más satisfacción te ha dado?    

Cada vez que una madre consigue lo que desea, cada vez que una madre me dice que es feliz, cada día que una madre llora de emoción y no de dolor… yo soy feliz… y el poder ayudar me llena de satisfacción. El poder hacer algo por los demás es maravilloso.                                   

10. No quisiera terminar esta entrevista sin felicitarte por LactApp, una herramienta de gran utilidad, especialmente para madres que abordan la lactancia por primera vez. ¿Qué problemas plantean más las madres? ¿Cuál es el más recurrente?  

LactApp contiene más de 2300 respuestas personalizadas, que incluyen todos los temas de lactancia posibles, la verdad es que las madres que consultan la app lo hacen en muchas secciones y muy diferentes. Y es que la lactancia despierta mil dudas y miedos y las mujeres necesitamos tener respuestas a todas ellas.

Ha sido un verdadero placer contar con tu experiencia, Alba. Muchas gracias por esta entrevista y por todo lo que siempre haces con tanta generosidad por todas nosotras.

¿Y tú? ¿Conocías a Alba Padró? Déjame un comentario 🙂

¿Te ha resultado útil? Puede que a tus amigos también… ¡comparte!

¿No te quieres perder ningún post?

¿Quieres suscribirte y recibirlos cómodamente en tu correo?

This entry was posted in Crianza.

4 comments

  1. patricia says:

    Yo la.consulte por algo y me contestó de la mejor manera y me dio mucha tranquilidad ya que era presionada por muchos profesionales a dejar de dar pecho a mi niña de 3 con autismo.. Y si es verdad ella esta siguiendo los pasos normales del destete natural… Excelente ser humano.. Y le agradezco mucho su ayuda

  2. Carol says:

    Hola! Soy nueva leyendo el Blog, lo encontré un poco por casualidad y la información que brindas me parece más que interesante.
    No conozco a Alba, y pienso que ojalá la hubiera conocido durante mi lactancia.
    No puedo decir que haya sido del todo mala, pero si que me hubiera gustado tener algo más de apoyo, e inclusive que fuera más larga y no tener que haber recurrido a la lactancia mixta.
    Aún nos hace falta mucha información a las mujeres en todos estos temas.
    Gracias!

    • Carita says:

      Hola Carol! Asesoras de la calidad de Alba son un tesoro. Yo he vivido una lactancia exitosa y feliz gracias a Carlos González y un pellizco de suerte en los problemas que fueron surgiendo pero me habría encantado contar con ella también las veces que la cosa se ponía complicada. Coincido en que hace falta mucha información pero, sobre todo, “desaprender” muchas cosas de las últimas décadas, que no sirven para nada más que para cargarse la lactancia. Te invito a ver un post sobre eso (“Cómo cargarse una lactancia exitosa“). Un abrazo y gracias a ti!

Deja un comentario