Si te hubiera pegado

https://i2.wp.com/www.unamamadeotroplaneta.com/wp-content/uploads/2018/01/si-pedimos-no-pegar-no-pegamos.jpg?resize=600%2C300

Fuente: Pixabay

Hace unos meses, chiquitita, yo estaba en el coche yendo a por ti al cole cuando, tras varios días de dolor de espalda y molestias, sufrí un espasmo intercostal agudo. Eso tú no sabes lo que es, pero duele como el infierno, hija. No me dejaba ni respirar. Lloraba de dolor con solo girar el volante. Así que te recogí como pude y crucé contigo al centro de salud (menos mal que está al lado) a pedir que me vieran de urgencia. Como el dolor se irradiaba hasta el esternón por el lado izquierdo, llegaron a valorar si era un infarto. No, no, es muscular, aseguré yo, hablando como podía, que era poco y mal. Y salimos de allí con un fajo de recetas pero sin poder ir a la farmacia a comprar nada hasta que llegase papá a casa porque no me veía capaz ni de llegar yo. Como para darnos un garbeo. Continue reading →

SORTEO: Gana una mochila evolutiva Ling Ling D’Amour

Hoy os traigo, gracias a Andrea de Cool and Carry, uno de esos sorteos que me gustan especialmente. Porque pocas cosas son más útiles, nos facilitan más la vida o nos sientan mejor que portear a nuestros peques. Y las cosas buenas hay que promoverlas… ¿qué mejor forma de hacerlo que con un sorteo? 😉 ¡No os perdáis esta mochila evolutiva con la que portear de forma ergonómica hasta los 3 años! Continue reading →

Hija mía, sé simplemente TÚ

hija-mia-se-simplemente-tu

Fuente: Pixabay

Que nadie te diga que debes vestir de rosa porque “es de niñas”. Que nadie te diga que no debes vestir de rosa porque “es de niñas”. Ponte de rosa, de azul, de amarillo y de naranja. Ponte camisetas con cocodrilos y con princesas. Ponte faldas y ponte pantalones. Ponte lo que te guste, con lo que te sientas cómoda, con lo que te sientas TÚ. Hazlo ahora de niña y hazlo después, de adulta. Vístete para ti.

Que nadie te diga que debes jugar con muñecas y cocinitas porque “son de niñas”. Que nadie te diga que no debes jugar con muñecas ni cocinitas porque “son de niñas”. Crea recetas imposibles en tu cocinita, acuna a tu bebé porque es muy chiquitín, juega con tu cinturón de herramientas, llévate al parque la excavadora y el dinosaurio, disfrázate de hada y de leopardo, sé la damisela y el pirata. Juega con todo lo que te atraiga y te divierta, con todo lo que te guste, con todo lo que quieras TÚ. Hazlo ahora de niña y hazlo después, de adulta. Busca las cosas que te gusten a ti. Continue reading →

30 zascas gloriosos para opinólogos de la crianza ajena

Fuente: Pexels

Lo tengo asumido. No bauticé este blog por casualidad. A veces me siento de otro planeta y soy tan consciente de ello como de que, en este planeta, lo más habitual no es lo mío, sino lo de la mayoría. Estoy acostumbrada a comentar algo y recibir como respuesta desde una mirada extrañada hasta un comentario grosero. Estoy acostumbrada a que algunas personas me menosprecien porque no consiguen comprenderme o a que me ataquen porque la crianza que llevo con mi hija hace que se sientan amenazadas en su forma de criar. Estoy acostumbrada a caras de póquer, cejas levantadas o silencios espesos cuando sale algún dato de mi día a día.

Que sigo con la lactancia, que llevo a la peque a contramarcha, que dormimos los tres en la misma habitación y, encima, contentos. Que nunca he comprado cereales de caja. Que no ha ido a la guarde. Digo lo mínimo, lo justito, la mayor parte de las veces porque no queda más remedio aunque, como soy espontánea y me cuesta mucho filtrar a tiempo lo que pienso, a veces se me escapa algo. Qué se le va a hacer.

Y aunque nunca lo he hecho, siempre me he quedado con las ganas de responder a gusto con algo que cierre bocas o que deje con la boca abierta, una de dos. Uno de esos zascas que se rumian en silencio, imaginados como en Amélie, ante preguntas como… Continue reading →

This entry was posted in Crianza.

Las 5 teclas clave para no reaccionar mal con tus hijos

Fuente: Pexels

La vida con hijos va al mismo tiempo a cámara lenta y a cámara rápida. A cámara lenta en todos esos momentos bellísimos en los que el tiempo se congela mientras te dan un besito mojado, escuchas un te quiero a media lengua o, simplemente, miras esa carita inocente y pura y no puedes sentirte más feliz aunque lo intentes. A cámara rápida en casi todo lo demás. Parece que el día pase mientras intentas mantenerlo a raya y sólo te dé tiempo a lo imprescindible (¿desde cuándo ducharse, sentarse unos minutos o, yo qué sé, hacer pis… es imprescindible?). Parece que, aunque hagas listas para organizarte bien, nunca consigas sacar tiempo ni para leer la lista. No se sabe cómo, los niños absorben una cantidad inmensa de tiempo, dedicación y energía. Eso nos lleva, en ocasiones, a REACCIONAR ante lo que va pasando, en vez de ACTUAR ante lo que va pasando. Porque estamos cansados, porque estamos estresados, porque hacemos lo que podemos, porque vamos con inercia, porque nos lanzamos antes de pensar. Antes de observar. Y, si algo he aprendido en mi maternidad, es que al menos la mitad de ser madre consiste en observar antes de hacer nada. Hoy quiero hablar de eso tan importante que se nos pasa por alto tantas veces con una estrategia sencilla y fabulosa: el mando a distancia interior. Continue reading →

This entry was posted in Crianza.