¿No quiere ir al cole? 5 recursos si la adaptación no va bien

no-quiere-ir-al-cole

Fuente: Pixabay

Después de tres años juntas criando a fuego lento ya me esperaba que el comienzo del cole iba a ser algo complicado. Ya sé que no tiene nada que ver, que hay niños que han ido a guarde y se adaptan fatal al cole y niños que han estado en casa y se adaptan fenomenal al cole, sí. Pero también conozco a mi hija como si la hubiera parido, me conozco a mí misma y tenía claro que, para nosotras dos, el cambio a la rutina del cole sería muy fuerte. ¿Lo llevaríamos bien? ¿Nos costaría? Esas preguntas que llevaba meses haciéndome se han ido respondiendo a lo largo de las últimas semanas, desde que fuimos ese primer día al cole y empezó lo que se conoce como “período de adaptación”. Continue reading →

Antes de tener hijos

antes-de-tener-hijos

Fuente: Pixabay

Antes de tener hijos, septiembre era para mí un mes de relax. Un mes para escaparme a la playa cuando casi todo el mundo ya había vuelto, para tener la orilla solo para mí y olvidarme del mundo, para disfrutar retrasando el final del verano todo lo posible. Ahora, aunque lo he pospuesto hasta el ultimísimo instante, septiembre ya me ha pillado, por fin, y se me ha llenado de reuniones de padres, de adaptaciones, de horarios fijos, de baños, cenas y madrugones.

Antes de tener hijos pensaba que cansarse era trabajar mucho, ir de compras en rebajas o hacer una mudanza, por poner algún ejemplo. Ahora, sé que era una floja que no sabía nada del mundo y de la vida y que no hay deporte más intenso ni agotador que la maternidad. Continue reading →

¡Estarás deseando que empiece el cole!

Estarás deseando que vaya al cole

Fuente: Pixabay

No es la primera vez que siento que voy contracorriente, que no veo o hago las cosas como la mayoría, que me callo lo que pienso sobre algún asunto porque no quiero que me miren con caras raras que me hagan sentirme de otro planeta. Me ha pasado con temas importantes que defiendo como viajar a contramarcha, aún tan poco normalizado en España. Me ha pasado con la lactancia al traspasar esos límites que la sociedad general considera aceptables e incluso normales y seguir con la teta aunque la niña camine, hable y sea eso, una niña. Me ha pasado con tenerla durmiendo en la habitación con nosotros desde el primer día, pegadita a nuestra cama y, encima, queriendo (los tres). Y me ha pasado, y pasa continuamente, con muchos de mis sentimientos como madre. En este momento, que es lo que me ocupa hoy, la palma se la llevan los que tengo acerca del cole. Porque mi hija empezó hace tres días el cole y yo NO lo estaba deseando. Es más, me estoy adaptando con ella y me está costando tanto como a ella. Continue reading →

La exigencia de ser una madre perfecta

la-exigencia-de-ser-una-madre-perfecta

Fuente: Pexels

A lo largo de mi (corta) experiencia como madre me he dado cuenta demasiadas veces de lo mucho que me exijo, de lo muchísimo que espero de mí misma en esto de la maternidad. Sé que en parte es “culpa mía”, que aprender, descubrir, investigar, empoderarse está muy bien pero puede crearte, sin ser consciente, un nivel de autoexigencia excesivo. Que abrir la puerta al conocimiento y evolucionar cierra otras puertas. Por ejemplo, desde que sé qué llevan las salchichas, me siento incapaz de comerme una. A veces me descubro añorando un perrito caliente pero es que ya sé de qué está hecho (ughh). Lo visualizo y se me cierra esa puerta. Ya no la quiero cruzar, porque ya sé lo que hay al otro lado. Bien, pues con muchas de las cosas que he ido aprendiendo sobre crianza me pasa lo mismo.

Ahora bien, ¿se trata “sólo” de eso? Continue reading →

¿A dónde se fue mi bebé?

a-donde-se-fue-mi-bebe

Fuente: Pixabay

Siempre me acuerdo de Bei y esa frase con la que tan bien lo explica: los días son largos pero los años son cortos. ¡Qué razón tiene! Qué largos han sido muchos de los días de estos tres años, sobre todo en esa etapa en la que se fusionaban uno con otro en un día infinito sin noches para dormir y separarlos. Pero cómo han volado los años de esta primera etapa. Con qué rapidez nos hemos plantado en este momento tan crucial en que los últimos destellos de bebé salen volando también, día a día. Muy pocas cosas nos quedan ya de este pedacito de tiempo de inocencia pura, de necesitar a mamá absolutamente, de ese vínculo tan estrecho que casi parecemos una. Continue reading →