Regalos de navidad y niños: me dejaría llevar, pero no quiero

Fuente: Pixabay

Ya tenemos los regalos de Navidad de la peque. Aprovechando el Black Friday, el Ciber Monday y todo este batiburrillo de consignas molonas que, a costa de ahorros, nos llaman a gastar, hemos cuadrado muy bien las navidades, cogiendo lo que queríamos coger a buen precio. Sólo lo que queríamos coger, eso sí, y bien que costaba no dejarse llevar y comprar más y más cosas. Porque están bien de precio, porque hay 3×2, porque mira qué monería, porque esto otro ¡cuánto le gustaría!, porque quiero a mi niña con toda mi alma y, por amor, le compraría todo lo que existe en el mundo y más. Me dejaría llevar, pero no quiero. Y es un tema que en casa papá y yo hemos hablado muy mucho porque los dos tenemos clara una cosa: no queremos perder el norte con el tema regalos. Continue reading →

Cuando necesitan llorar

cuando-necesitan-llorar

Fuente: Pixabay

Últimamente llevo un tiempo rumiando una idea lentamente, dejándola madurar dentro, mirando con calma lo obvia que es. Lo sencilla. Lo lógica. A veces los niños sólo necesitan llorar. A veces no necesitan dormir, no necesitan comer, no necesitan algo concreto y determinado, no necesitan ganar una discusión maternofilial y conseguir algo que aparentemente desean, no necesitan que razonemos, que intentemos solucionarles nada, que nos devanemos los sesos viendo qué pasa. Sólo llorar. Sólo sacar fuera la tensión, la frustración acumulada, la incomodidad. Continue reading →

Historia de una rabieta (materna)

Historia de una rabieta (materna)

Fuente: Pexels

Hay fines de semana buenos y fines de semana malos. Y luego están los desastrosos. Este ha sido de esos. Recuperándome de tres días de dolor pseudociático y de una semana de bronquitis aguda, antibióticos y regla cuando aparece mi prima la gastroenteritis. Y de las buenas, de las de sudor frío, de las de querer morirse durante unas horas y necesitar un par de días tirada como un trapo en cama aunque sólo sea por tener flojera de no comer nada. Imagínate las fuerzas y las ganas que tenía para gestionar bien cualquier situación. Así que hice lo contrario, gestionarlo fatal. Y este fin de semana la mayor rabieta de la casa se la pilló mamá. Continue reading →

Tiempo, lo más valioso que hay

Fuente: Pexels

Este verano que ya se terminó, aunque no lo parezca, fue un momento de reflexión personal intenso para mí. Se nos echaba encima un cambio de etapa tan completo que me asustaba un poquito, aunque no me lo quisiera reconocer ni a mí misma. Por primera vez en tres años me habría gustado parar el tiempo un poquito o hacer que fuera más lento. He disfrutado cada cambio y avance de mi hija y nunca antes había sentido este vértigo ante lo que vendría, esa nostalgia anticipada de lo que todavía estábamos viviendo. Porque íbamos a empezar el cole y la vida nos iba a cambiar mucho. A las dos. A ella que lo empezaba y a mí, que hasta ese día había estado prácticamente todos los días, prácticamente todo el día, a su lado.

Y eso me hacía reflexionar también sobre esa decisión que un día tomé: la de apañarlo todo como fuera para estar con ella los primeros años. Porque nunca antes en mi vida había sentido una pulsión más poderosa: la de estar con mi cría. Y, como soy más terca que una mula y en otra vida fui un mastín y una vez se me mete algo en las tripas lo hago como sea, me quedé con ella. Con todo lo que eso supusiera.

Continue reading →

¿No quiere ir al cole? 5 recursos si la adaptación no va bien

no-quiere-ir-al-cole

Fuente: Pixabay

Después de tres años juntas criando a fuego lento ya me esperaba que el comienzo del cole iba a ser algo complicado. Ya sé que no tiene nada que ver, que hay niños que han ido a guarde y se adaptan fatal al cole y niños que han estado en casa y se adaptan fenomenal al cole, sí. Pero también conozco a mi hija como si la hubiera parido, me conozco a mí misma y tenía claro que, para nosotras dos, el cambio a la rutina del cole sería muy fuerte. ¿Lo llevaríamos bien? ¿Nos costaría? Esas preguntas que llevaba meses haciéndome se han ido respondiendo a lo largo de las últimas semanas, desde que fuimos ese primer día al cole y empezó lo que se conoce como “período de adaptación”. Continue reading →