“Lo haría una y mil veces más”

entrevista-cristina-barroso-segunda-parte

Foto: Pixabay

Hemos hablado de física. De la fuerza de la aceleración y la resistencia que tiene el cuerpo de un peque para resistirla. De lesividad. Hemos concluido que sólo se viaja seguro a contramarcha y que, por ello, hay que mantener esa posición lo máximo posible, todo el tiempo que el peso y altura del niño lo permita. Hemos hablado de normativas, de mínimos y máximos en seguridad, de responsabilidad, de desconocimiento. Hemos comparado impactos. Pero quedan preguntas por hacer y, sobre todo, quedan respuestas por leer. Nos queda hablar de piernas, rankings, escudos, casos reales… y conocer la faceta más humana y personal de Cristina Barroso. Hoy te traigo la segunda parte de su entrevista. Que la disfrutes.

(NOTA: Si te perdiste la primera partepuedes leerla aquí)

7. ¿Sacrificamos las piernas yendo a contramarcha? ¿Se van a lesionar?

La lesión de las piernas solo está garantizada en sistemas de frente porque en el momento de la deceleración salen proyectadas hacia delante y se golpean con los asientos delanteros. Si el dispositivo se coloca a contramarcha, las piernas se flexionan hacia el pecho sin mayores consecuencias. Solo si el sistema no está suficientemente bien ajustado existe un riesgo de lesión en el movimiento de retroceso, pero para que eso suceda el impacto tiene que ser realmente fuerte. Un impacto capaz de lesionar las piernas en una silla acm, provocaría la muerte inmediata del niño por decapitación interna en un sistema de frente.

Un impacto capaz de lesionar las piernas en una silla acm, provocaría la muerte inmediata del niño por decapitación interna en un sistema de frente.

8. Desmontemos mitos en pocas palabras:

I.-  ¿Las sillas con Isofix son más seguras que las sillas con cinturón? 

La seguridad viaja de espaldas. Ese es el punto de partida. Si la silla con Isofix se instala de frente a la marcha, la lesión medular está garantizada. Si la silla con cinturón se instala acm, la probabilidad de lesión es mínima, así que la cuestión no es si la silla se ancla con un sistema u otro, sino la posición en la que colocamos al niño con respecto a la inercia. Un isofix solo sujeta la silla, no la cabeza y la función principal de este sistema es evitar el riesgo de instalación errónea por parte de usuarios inexpertos. Nada más.

II.-  ¿Las sillas con escudo son más seguras? 

En tanto en cuanto van de frente a la marcha, no lo son.  Porque el escudo (al igual que el arnés) sujeta el torso, no la cabeza y por tanto el estiramiento del cuello está garantizado. La única manera de evitar que la cabeza estire el cuello hasta romperlo es apoyándola contra el respaldo de una silla a contramarcha.

III.-  ¿Las sillas ganadoras de los rankings son más seguras?

Las lesiones se producen por una cuestión de física. Si nos colocamos a favor de las leyes de la física y aceptamos sus normas, ésta nos protege.  Si la retamos o nos enfrentamos a ella nos hace daño. Mucho.

Las lesiones se producen por una cuestión de física. Si nos colocamos a favor de las leyes de la física y aceptamos sus normas, ésta nos protege.  Si la retamos o nos enfrentamos a ella nos hace daño. Mucho.

Todas aquellas sillas con premios que coloquen al niño de frente a la marcha (y por tanto en contra de las leyes de la física) en sistemas que inmovilicen el torso con un escudo o con un arnés, serán susceptibles de causar una lesión medular grave o mortal. El sello de “campeón” solo sirve para encabezar un titular en prensa o en un catálogo, pero no sujeta la cabeza del niño en un frenazo. Lo único que puede sujetar la cabeza evitando que el cuello se estire hasta romperse es el respaldo de una silla orientada al sentido contrario de la marcha. Solo en esa posición aceptamos las reglas del juego de la física, de manera que, lejos de hacernos daño, ésta nos protege.

9. Ha habido casos terribles… Sé que tú conoces alguno de cerca.

Es difícil estar en el mundo de la seguridad y no recibir noticias devastadoras. Niños menores de 6 años que han sufrido una tetraplejia o cuadraplejia como consecuencia de un frenazo brusco a baja velocidad en ciudad. ¿Su delito? Ir dormidos en sistemas de frente que inmovilizaba su torso. El Hospital Nacional de Parapléjicos (Toledo) puede dar cuenta de ello.

Niños que han fallecido en el acto en colisiones sin importancia por el mismo motivo. Y el caso más reciente (que muchos conocéis) es el del pequeño Vikingo (Gabri) que el 3 de Noviembre de 2014 sufrió una decapitación interna en un accidente fronto-lateral que le dejó pentapléjico causándole finalmente la muerte el 9 de Junio de 2015, apenas un mes después de haber cumplido 3 años. Anecdóticamente iba sentado en una silla “ganadora” de los rankings mencionados.

Niños menores de 6 años que han sufrido una tetraplejia o cuadraplejia como consecuencia de un frenazo brusco a baja velocidad en ciudad. ¿Su delito? Ir dormidos en sistemas de frente que inmovilizaba su torso.

10. Eres pionera en este campo, de eso no hay duda, y eso supone una lucha contra lo establecido y lo “normal”. Cuando tú abriste esta puerta en 2009 nadie traía sillas a contramarcha a España y mucha gente te cuestionó. Desde la experiencia que sólo puede dar tu posición ¿qué ha cambiado en estos siete años? ¿Qué ha mejorado? ¿Ha empeorado algo?

Hemos conseguido dar un giro de 180 gradosEn 2009 no existía la posibilidad de adquirir un sistema acm en un comercio español.  El primero entró por la puerta de mi tienda a finales de ese mismo año.

Por otro lado, nadie solicitaba este tipo de sillas porque desconocía de su existencia y de sus ventajas.

Hoy, siete años más tarde los niños que viajan en sillas acm se cuentan por miles.  Los modelos a la venta en nuestro país superan los 30 (y van en aumento); la información está al alcance de cualquiera que se interese por ella. Si las fuentes oficiales y autoridades hubieran dedicado un 1% del esfuerzo total que padres y profesionales invertimos a diario en la difusión de esta advertencia, hoy los niños que disfrutarían de esta medida de seguridad no se contarían por miles, sino por cien-miles.

En 2009 no existía la posibilidad de adquirir un sistema acm en un comercio español. Hoy, siete años más tarde los niños que viajan en sillas acm se cuentan por miles.

El balance no puede ser más positivo. Basta con echar una mirada a la información y productos disponibles en países como Holanda, Italia o Francia sin ir más lejos, para ver la situación en la que nos encontraríamos nosotros si yo no hubiera iniciado todo este movimiento en nuestro país. El panorama ahí fuera es desolador.

Gracias a la iniciativas como la que habéis puesto en marcha desde el equipo de Ni un peque más en peligro,  estamos consiguiendo avanzar más rápido.   Quiero aprovechar esta ocasión para agradeceros tanto a ti, como a todo el equipo responsable del Grupo de FB “A contramarcha salva vidas” (desde el que se está impulsando y apoyando esta campaña) así como a todos los voluntarios que están trabajando sin cesar en la sombra por sacarla a delante, todo el esfuerzo impagable que estáis realizando unos y otros para conseguir que algo tan importante vea la luz.

11. ¿Qué diferencias hay entre esa Cristina que inició la lucha y la que hoy la lidera?

En esencia soy la misma persona, pero con 10 años más de edad y experiencia.

La Cristina del principio era una mamá “flower” con su tiendecita de artículos para el bebé llena de fuerza, ganas e ilusión por cambiar el mundo.  Desde ese espíritu y con un montón de interrogantes en mi cabeza toqué todas las puertas oficiales y oficiosas en la búsqueda de respuestas primero y de apoyo después. No obtuve ni una cosa ni la otra. Es entonces cuando descubrí que si quería aceptar este reto, tendría que afrontarlo yo sola.

Si hoy estamos todos lamentando la muerte de Gabriel López Chamorro es, sencillamente, porque sus padres no tuvieron la oportunidad de conocer la información sobre la seguridad que gira en torno a las sillas acm. Nadie la puso a su alcance.

Recuerdo que era una maquinita de recopilar información de diferentes países, dando por sentado las buenas intenciones de todo el mundo en un tema tan sensible como este. Pero pronto descubrí que nuestros hijos no valen lo mismo para nosotros que para el sistema. La mala fe existe en todos los planos y aspectos de una sociedad y los niños no están exentos.  Aquello me produjo un quiebre … y me cambió.

La de hoy es una Cristina con las mismas ganas de luchar por aquello en lo que cree, pero mucho más cautelosa y aséptica.  Que guarda las emociones para su entorno más cercano. He pasado de hacer las preguntas a tener las respuestas;  de hacer llamadas a recibirlas.  De depender de la información contaminada o sesgada de otros, a ser quien controle prácticamente toda la información (rigurosa) que circula sobre sri en este país.

En ocasiones me abruma la responsabilidad que todo ello conlleva,  pero al mismo tiempo me tranquiliza saber que, cualquier padre español que lo solicite, tendrá acceso a toda la información necesaria para poder decidir libremente sobre algo que afecte a la vida de su hijo.   Yo me he encargado personalmente de que así sea.

Si hoy estamos todos lamentando la muerte de Gabriel López Chamorro es, sencillamente, porque sus padres no tuvieron la oportunidad de conocer la información sobre la seguridad que gira en torno a las sillas acm. Nadie la puso a su alcance. No pudieron elegir y han perdido a su hijo como consecuencia de ello.

Por eso me definía al principio como amiga o enemiga según proceda. Todo aquel que vuelva a intentar ocultar o manipular información que afecte a la seguridad de un menor como pasajero de un vehículo, me va a encontrar enfrente ejerciendo de “enemiga”. Ahora bien, quien quiera unirse a nosotros en la difusión de la correcta información, tendrá en mí a una aliada incondicional.

12. Si sólo pudieras responder una sola pregunta, ¿Cuál te gustaría que te hicieran? ¿Qué mensaje es el que quisieras transmitir por encima de todos los demás?

Si me dejaran elegir me gustaría que me preguntaran si ha merecido la pena tanta lucha y sacrificio por llegar hasta aquí o si lo volvería a hacer. La respuesta a ambas preguntas sería un rotundo SI.

Si hay alguien que merece todo el esfuerzo que una sociedad pueda hacer en beneficio de su salud y seguridad son los 2 colectivos más frágiles:  los niños y los ancianos.

Es nuestra responsabilidad proteger a ambos si queremos llamarnos civilizados; nuestra obligación si queremos llamarnos sociedad avanzada y nuestra prioridad si queremos devolverles, en términos de amor y desprendimiento, tanto como ellos nos dan a nosotros incondicionalmente y a diario. Sin pedir nada a cambio.

Si me dejaran elegir me gustaría que me preguntaran si ha merecido la pena tanta lucha y sacrificio por llegar hasta aquí o si lo volvería a hacer. La respuesta a ambas preguntas sería un rotundo SI.

No es el dinero, ni es el poder… sino el amor el que mueve el mundo. Y si hay algo que ha crecido en mí gracias a toda esta causa es la capacidad de amar y proteger a completos desconocidos como si de mis propias hijas se tratara.

Permíteme que termine esta entrevista con una frase de Benjamin Franklin que me ha acompañado durante todos estos años: “La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.”

Yo no me conformo sólo con disfrutar de las cosas que “ocurren”. Yo las provoco para que ocurran. Todo mi esfuerzo es al mismo tiempo mi recompensa. Lo haría una y mil veces más…aunque trataría de evitar perderme la primera infancia de mis hijas como consecuencia de ello. Ahora las dos se acercan a su etapa adolescente y gracias a iniciativas como la vuestra y al esfuerzo de todos aquellos que sostienen mi discurso a lo ancho y largo de nuestro país, creo que podré estar a su lado full time y ser la madre que ellas necesitan y que hasta ahora no han tenido.

Muchas gracias por tu tiempo y por compartir tu extensa experiencia. Gracias también por tu excepcional labor. Yo estoy luchando por hacer llegar la información, en gran medida, porque tú me la hiciste llegar a mí. Gracias en mi nombre y en el de mi pequeña, que viaja segura desde el primer minuto de vida y seguirá haciéndolo mientras sea físicamente posible. ¡Un abrazo enorme!

Enhorabuena una vez más por poner en marcha la campaña Ni un peque más en peligro y sobretodo gracias. De corazón.

¿Y tú? ¿Conocías la labor de Cristina Barroso? ¿Me lo cuentas? 🙂

¡No olvides compartir si te ha gustado!

¿No te quieres perder ningún post?

¿Quieres suscribirte y recibirlos cómodamente en tu correo?

4 comments

  1. Moniy says:

    Hola Marta: gracias por difundir esta información. Realmente estoy conmocionada. Tengo una hija de 5 meses y me urge adquirir un sistema pronto pq el q tengo venía con el pack trío de Chico. Por favor, dnd puedo encontrarlos y q me enseñen a instalarlo? Muchas gracias.

Deja un comentario