Y si no le doy galletas ¿qué le doy para desayunar? Listado de alternativas saludables

y-si-no-le-doy-galletas-que-le-doy-para-desayunar-listado-de-alternativas-saludables

Fuente: Pixabay

Vamos a empezar con lo obvio: yo no soy nutricionista. Sólo soy una persona que cada día intenta comer mejor (o como dice Julio Basulto, al que siempre acabo citando en estas cosas, que intenta “dejar de comer peor”) y, sobre todo, una madre que intenta que su hija coma bien desde el principio. Especialmente en esta época en la que le toca vivir, tan dominada por la industria alimentaria y tan llena de cosas comestibles (que no alimentos) altamente perjudiciales a las que aficionarse desde la cuna. Desde ese punto de partida, llevo ya varios años preocupándome por nuestra alimentación en casa, leyendo libros y artículos, cambiando hábitos, incorporando alimentos, desterrando productos y mirando y remirando cada etiqueta durante tanto tiempo que cualquier día me van a ofrecer unas gafas de cerca en el pasillo del supermercado.

Continue reading →

Tiempo, lo más valioso que hay

Fuente: Pexels

Este verano que ya se terminó, aunque no lo parezca, fue un momento de reflexión personal intenso para mí. Se nos echaba encima un cambio de etapa tan completo que me asustaba un poquito, aunque no me lo quisiera reconocer ni a mí misma. Por primera vez en tres años me habría gustado parar el tiempo un poquito o hacer que fuera más lento. He disfrutado cada cambio y avance de mi hija y nunca antes había sentido este vértigo ante lo que vendría, esa nostalgia anticipada de lo que todavía estábamos viviendo. Porque íbamos a empezar el cole y la vida nos iba a cambiar mucho. A las dos. A ella que lo empezaba y a mí, que hasta ese día había estado prácticamente todos los días, prácticamente todo el día, a su lado.

Y eso me hacía reflexionar también sobre esa decisión que un día tomé: la de apañarlo todo como fuera para estar con ella los primeros años. Porque nunca antes en mi vida había sentido una pulsión más poderosa: la de estar con mi cría. Y, como soy más terca que una mula y en otra vida fui un mastín y una vez se me mete algo en las tripas lo hago como sea, me quedé con ella. Con todo lo que eso supusiera.

Continue reading →

¿No quiere ir al cole? 5 recursos si la adaptación no va bien

no-quiere-ir-al-cole

Fuente: Pixabay

Después de tres años juntas criando a fuego lento ya me esperaba que el comienzo del cole iba a ser algo complicado. Ya sé que no tiene nada que ver, que hay niños que han ido a guarde y se adaptan fatal al cole y niños que han estado en casa y se adaptan fenomenal al cole, sí. Pero también conozco a mi hija como si la hubiera parido, me conozco a mí misma y tenía claro que, para nosotras dos, el cambio a la rutina del cole sería muy fuerte. ¿Lo llevaríamos bien? ¿Nos costaría? Esas preguntas que llevaba meses haciéndome se han ido respondiendo a lo largo de las últimas semanas, desde que fuimos ese primer día al cole y empezó lo que se conoce como “período de adaptación”. Continue reading →

Por qué deberíamos desterrar las galletas del desayuno de nuestros hijos

Fuente: Pixabay

Cuando descubres, por primera vez, que las galletas María no son buenas, entras en un pequeño shock. ¿Cómo que no? ¿Cuántas veces hemos desayunado con “la buena María”? Pero si las dan en los colegios, las dan en las guarderías, las dan incluso… ¡en los hospitales! Sin embargo, la buena María sólo tiene de bueno la publicidad. Lo demás la mete, irremediablemente, en el apartado bollería. ¿Sabías que tiene el doble de azúcar que un Donut? ¿O que tiene casi la misma grasa que un croissant? ¿O que tendrías que comer 27 plátanos para igualar las grasas contenidas en cinco galletas María (la ración que muchas veces toman los pequeñines en coles y guardes)?

Continue reading →

Antes de tener hijos

antes-de-tener-hijos

Fuente: Pixabay

Antes de tener hijos, septiembre era para mí un mes de relax. Un mes para escaparme a la playa cuando casi todo el mundo ya había vuelto, para tener la orilla solo para mí y olvidarme del mundo, para disfrutar retrasando el final del verano todo lo posible. Ahora, aunque lo he pospuesto hasta el ultimísimo instante, septiembre ya me ha pillado, por fin, y se me ha llenado de reuniones de padres, de adaptaciones, de horarios fijos, de baños, cenas y madrugones.

Antes de tener hijos pensaba que cansarse era trabajar mucho, ir de compras en rebajas o hacer una mudanza, por poner algún ejemplo. Ahora, sé que era una floja que no sabía nada del mundo y de la vida y que no hay deporte más intenso ni agotador que la maternidad. Continue reading →