SORTEO: ¿Quieres un portabebés ergonómico?

sorteo-quieres-un-portabebes-ergonomico

Foto portabebés: Mama Matrioska

Si me conoces un poco, ya sabes que soy firme defensora del porteo ergonómico. No solamente por deformación profesional, como expliqué hace unas semanas en el post de colgonas vs ergonómicas sino también porque me parece una forma maravillosa de estar en contacto con tu peque (que también se puede portear a nenes “mayores”) sin un excesivo cansancio. El porteo me parece tan beneficioso como necesario, ese piel con piel que nutre a tu bebé y a ti te facilita la vida a nivel logístico y siempre tengo la penilla de no haber podido portear casi a Bichito por las complicaciones que tuve tras el parto, que me tuvieron de baja médica hasta su primer cumpleaños. 🙁 Pero bueno, en casa porteaba papá y eso también es genial. Daba gloria verles.

En fin, con esta introducción te puedes imaginar la alegría que me llevé cuando Eli, de Mamá Matrioska, me propuso sortear un fantástico portabebés ergonómico: el Hop-Tye. Continue reading →

This entry was posted in Crianza.

¿Estoy renunciando a mucho por criar a mi hija?

estoy-renunciando-a-mucho-por-criar-a-mi-hija

Foto: Pixabay

Vivimos en la era de la gratificación inmediata. Cogemos el móvil y lo mismo podemos llamar a un amigo que buscar un dato en Google, monear por las redes sociales o comprar online. Estamos acostumbrándonos a tenerlo todo a un click y, para más inri, al mismo tiempo. Y eso es muy peligroso, porque nos hace perder la perspectiva. Nos hace perder el contacto con la realidad. Y la realidad es que no se puede tener todo al mismo tiempo. Ni se puede tener todo, siquiera.

La vida es elegir un camino y transitar por él. Un camino que cambia y en el que podemos ir cambiando de dirección, pero uno. ¿Renunciamos a todos los demás? ¿O elegimos aquel por el que vamos? Continue reading →

Talibanes de la contramarcha

talibanes-de-la-contramarcha

Foto: Pixabay

Es chula, la imagen, ¿eh? No he podido resistirme. Es la cara que se me queda cada vez que escucho algo sobre los “talibanes de la contramarcha”. Tal cual.

Yo entiendo que estamos en un país que lo polariza todo y que la crianza no se escapa a ese matamoscas que te clasifica de golpe sin más miramientos. Teta/biberón, colecho/Estivill y,así, con todo. Nos es más fácil etiquetarnos en los extremos, que ahí se nos ve mejor, con más claridad. Es muy de aquí, como las tapas y el fútbol.

Yo lo entiendo, de verdad que sí.

También entiendo que, en crianza, están los normales y los raritos. Los que hacen lo que se ha hecho así Toda La Vida y los que hacen algo diferente. La mayoría pesa. La cantidad pesa. La tradición pesa. La inercia pesa. Y los que hacemos algo diferente, o decimos algo diferente, en cualquiera de las áreas relacionadas con la crianza (apego seguro, educación montessori, colecho, lactancia prolongada, porteo ergonómico, seguridad a contramarcha…) tenemos que avanzar contra ese peso. Continue reading →