La exigencia de ser una madre perfecta

la-exigencia-de-ser-una-madre-perfecta

Fuente: Pexels

A lo largo de mi (corta) experiencia como madre me he dado cuenta demasiadas veces de lo mucho que me exijo, de lo muchísimo que espero de mí misma en esto de la maternidad. Sé que en parte es “culpa mía”, que aprender, descubrir, investigar, empoderarse está muy bien pero puede crearte, sin ser consciente, un nivel de autoexigencia excesivo. Que abrir la puerta al conocimiento y evolucionar cierra otras puertas. Por ejemplo, desde que sé qué llevan las salchichas, me siento incapaz de comerme una. A veces me descubro añorando un perrito caliente pero es que ya sé de qué está hecho (ughh). Lo visualizo y se me cierra esa puerta. Ya no la quiero cruzar, porque ya sé lo que hay al otro lado. Bien, pues con muchas de las cosas que he ido aprendiendo sobre crianza me pasa lo mismo.

Ahora bien, ¿se trata “sólo” de eso? Continue reading →

¿Necesita un niño pequeño un “Mi Primer Cola Cao”?

necesita-un-nino-pequeno-un-mi-primer-cola-cao

Foto: ©Unamamadeotroplaneta

Este post podría terminarse rapidísimo. Sólo me haría falta poner: NO. Y, si se me hace corta la tarea, dedicar un rato a ponerlo en un tamaño de fuente bien grande, en negrita, subrayado y con todo lo que se me ocurra para resaltarlo. Que no suelo ser yo muy activista (pese a las campañas sociales que he promovido) pero es que me dan ganas de coger una pancarta y salir a pregonar delante de los colegios y las guarderías. Porque agüita la sociedad de consumo en la que vivimos en la que todo vale para vender un producto. Y, como madre, el tema me preocupa. Me parece importante que tengamos claros ciertos conceptos para no dejarnos arrastrar por cuentos publicitarios. Así que voy a desarrollar un poco ese no, que sigue siendo rotundo. Continue reading →

¿A dónde se fue mi bebé?

a-donde-se-fue-mi-bebe

Fuente: Pixabay

Siempre me acuerdo de Bei y esa frase con la que tan bien lo explica: los días son largos pero los años son cortos. ¡Qué razón tiene! Qué largos han sido muchos de los días de estos tres años, sobre todo en esa etapa en la que se fusionaban uno con otro en un día infinito sin noches para dormir y separarlos. Pero cómo han volado los años de esta primera etapa. Con qué rapidez nos hemos plantado en este momento tan crucial en que los últimos destellos de bebé salen volando también, día a día. Muy pocas cosas nos quedan ya de este pedacito de tiempo de inocencia pura, de necesitar a mamá absolutamente, de ese vínculo tan estrecho que casi parecemos una. Continue reading →

Ser una marea o un tsunami

Fuente: Pixabay

Creo que, a poco que alguien me lea con algo de atención, es evidente y cristalino que soy firme defensora de la contramarcha. No sólo estoy informada y llevo así a mi hija (lo que más cuido en el mundo) sino que llevo más de tres años de mi vida intentando informar sobre el tema en la medida de mis posibilidades: en mi entorno, como fisioterapeuta, desde el blog o creando campañas de concienciación que me suponen infinitas horas de mi tiempo. Horas que destino a ello porque me preocupan los hijos de otras personas. Si no fuera así me quedaría en mi casa con mi hija y pasaría de todo, porque la mía viaja segura. Pero me preocupa que muchos otros padres puedan estar llevando a sus hijos en riesgo SIN SABERLO. Y hago cuanto está en mi mano para combatir la desinformación y que tengan en su mano los mismos datos que tengo yo.

Pero, y es un pero importantísimo, creo firmemente también que hasta aquí llega mi derecho sobre los demás. Hasta informar. Desde el respeto. Continue reading →