Lo que hay que oír cuando tu hijo no duerme

lo-que-hay-que-oir-cuando-tu-hijo-no-duerme

Foto: Pixabay

La verdad es que llevo varios días pensando en el tema del sueño. Lo tengo erre que erre en la cabeza. Supongo que, como buen trauma que fue, siempre me quedará un poso de estrés postraumático. Me ocurre a veces que estoy haciendo algo trivial como poner el lavaplatos y, de repente, pienso: “estoy durmiendo, estoy durmiendo bien”. Y me parece algo tan extraño y tan increíble que necesito un instante para volver a procesarlo. Como si me hiciera a mí misma una copia de seguridad.

No vaya a ser que se me borre la memoria de este último tiempo y me crea que sigo entonces. Cuando no dormía. Cuando vivir era conseguir mantener los ojos abiertos, no estrellarme con el coche ni prender fuego a la casa olvidando una sartén. Cuando me preguntaban algo y yo respondía “perdona, ¿qué me acabas de preguntar?”. Pero diez segundos después.

Hace unos días una amiga me pidió ayuda porque no pegaba ojo con las dos peques y no podía más. Me reconocí y me recordé en su desesperación, en su agobio, en su agotamiento, en su esperanza de encontrar algo que funcionase, en su desamparo. Me reconocí y me removió porque sé lo que es, lo que se siente, lo que cuesta. Y sé lo poco que te comprenden.
Es algo que sólo sabemos quienes lo hemos vivido de primera mano, y es un camino bastante solitario. Con “suerte” tienes a mano otra mamá que lo está pasando tan mal como tú y podéis lloraros las penas. Poco más porque ninguna pega ojo y las neuronas no dan más que para el desahogo, para el alivio abrumador de escuchar “te comprendo” y saber que es cierto, para el consuelo absurdo de saber que no eres la única a la que le pasa, aunque te pase.
Pero muchas veces ni siquiera tienes eso, sólo gente alrededor que no tiene ni idea de lo que estás pasando y un sinfín de preguntas, consejos o juicios que te cansan todavía más.
Así que me he liado la manta a la cabeza a recopilar todas esas cosas que oyes cuando tu hijo no duerme… ¡A ver si te suenan o tienes alguna más!

1. LAS PREGUNTAS (Y SUGERENCIAS)

Y, ¿ has probado….?
  • A que sólo duerma cuando tenga sueño
  • A que sólo duerma en los horarios que le marques tú
  • A ponerle a dormir la siesta (son muy importantes para que, de noche, duerma bien)
  • A no dejarle que duerma siesta (si duerme de dia, no dormirá de noche)
  • A forzarle un poco hasta que esté muy cansado para que caiga
  • A no esperar a que esté demasiado cansado porque luego no se podrá dormir
  • A meterlo / sacarlo de tu habitación
  • A abrigarle / desabrigarle
  • A darle /quitarle la teta
  • A que duerma con ruido /sin ruido
  • A seguir una rutina
  • A darle un baño antes de dormir
  • A leerle un cuento
  • A subirlo en el coche
  • A ponerle un peluche
  • A ponerle música relajante para bebés
  • A cansarlo
  • A llevarlo a la piscina
  • A darle un bibe con cereales
  • A darle una infusión para bebés
  • A llevarlo al pediatra
  • A pegarte un tiro (esta es la que te preguntas tú, con el paso del tiempo)

 

Sí, seguramente lo habrás probado. Porque cuando va pasando el tiempo y no duermes, pruebas todo aquello con lo que estés dispuesta a arriesgar. Hasta saltar en la cama con el peque en brazos, que es lo único que les funcionó a unos conocidos míos. En el suelo no valía, tenía que ser sobre la cama familiar. Lo que era un problema porque al agitar el colchón se dormía la bebé pero se despertaba la mayor. Así que fíjate si lo prueba una todo…

2. LOS JUICIOS (E IMPERTINENCIAS)

  • Claro. Te empeñas en la lactancia y mira como estás. Quítale la teta y empezarás a dormir.
  • No será para tanto. Tú es que eres muy floja.
  • Eso es que tú saltas al menor quejido. Seguro que sigue dormido y lo despiertas tú.
  • Plantéate un Estivill, no le crearás ningún trauma, llorará un par de noches y ya.
  • Los míos lloraban hasta tres horas de reloj, pero claro si no puedes aguantarlo…
  • Tanta modernidad es lo que pasa, que os toman el pelo.
  • Dos días le duró al mío la tontería.
  • Tú verás, si quieres estar tenerlo metido en tu cama hasta que se eche novia…
  • Pero, ¿cómo que no duerme? ¿Por qué se lo permites?
  • Si es que te estoy diciendo lo que tienes que hacer, pero como te has vuelto una talibana del apego…

Nota mental: no volver a contarle problemas a esta persona. Eso sí, el disgusto, la rabia y la impotencia no te la quita nadie cuando te responden algo así.

3. LOS DIAGNÓSTICOS

¿No te duerme?

  • Tiene hambre
  • Le duele algo
  • No tiene sueño
  • Tiene gases
  • Eso son los dientes
 Da igual de qué te lo diagnostiquen. El resumen es el mismo: tiene algún problema. No es normal.
Pero sí, sí lo es. Si no fuera normal, si todos los niños durmieran once horas seguidas, los libros sobre sueño infantil no serían superventas. Si el tuyo no lo hace, no te angusties porque el sueño es evolutivo y cada peque lleva su ritmo. Y no te dejes minar la moral ¡Ánimo! Que todo pasará. Incluso los comentarios.

¿Y tú? ¿También has oído de todo? Déjame un comentario y cuéntamelo 🙂

¿Te ha gustado? Quizá le guste también a tus amigos… ¡comparte!

¿No te quieres perder ningún post?

¿Quieres suscribirte y recibirlos cómodamente en tu correo?

2 comments

  1. Laura says:

    Yo de todo lo que oí y sigo oyendo…..es por culpa de la tera. TOOOOOODO en mi casa es siempre culpa de la geta.. ..si no come, si no duerme….. haga lo que haga siempre acabo oyendo ” claro el niño tuvo y tiene la tera siempre que quiere….ahora no te quejes” y no me quejo ( bueno a veces si) sólo busco apoyo y comprensión, No un Pepito Grillo. Mi hijo tiene dos años, espero llegar a ver como se desteta sólo. ; )

    • Carita says:

      Hola Laura! Ay, la teta, la teta. Qué le importará a los demás lo que hace una con su teta, ¿verdad? Coincido contigo, lo que se necesita es empatía, no críticas o juicios. Sigue disfrutando tu lactancia y escúchate sólo a ti y a tu hijo, que esto es de los dos. Un abrazo!

Deja un comentario